domingo, 23 de septiembre de 2007

TRANSLATION

Post a trozos inconexos.

Mi ojo, bien, gracias, en su sitio. El martes tengo la revisión, a ver que me cuentan. La operación no duele, pero es un poco... desagradable. Notar como el laser, o su onda, se estrella contra el fondo del ojo y oir un tap, tap, tap... que deja mal cuerpo.

Y... y... Esto debería haberlo escrito el Jueves. [Silbidos haciéndome el sueco]. El cartel de al lado, la peli de la semana del cineclub. Extraña profesión la del traductor de títulos. El original es 'Twelve and holding', que poco tiene que ver con 'El fin de la inocencia'. Está bien. Alguna referencia a pelis de culto, como la máscara de jugador de hockey de 'Viernes 13' y algún que otro punto interesante. El director ha dirigido algún que otro capítulo de 'A dos metros bajo tierra'.

Y... ¿qué más tenía yo que contar? Sigo enmarronado con mis presentaciones y muñonadas varias.

Y ayer anduvimos por 'La noche en blanco'. Más bien en negro. Después de un par de cerves por Huertas, iniciamos el éxodo hacia Malasaña, previa parada en un bar de góticos en la Plaza del Carmen. 'Si le dices a alguna de esta que tienes un ataúd en tu habitación la tienes en el bote'. No se estaba mal y al entrar estaban sonando The Cure, que eso siempre es un punto a favor de los antros. De allí a Malasaña, plagada de municipales y con menos bares de los que esperábamos aprovechando el permiso para abrir hasta las siete. Ni 'Garaje Sónico', ni 'Diplodocus'. Menos mal que el 'Nueva Visión' nunca falla. Sonaban The Clash cuando entramos y siguieron Sex Pistols, Ramones, Buzzcocks, Loquillo, Burning... Tras ello un café en metro Bilbao, sin bollo, más que nada porque pasé de que me clavase 3,50 por una napolitana. Las cafeterías franquicias-cadenas se meten cosas duras, porque a veces lo flipan con los precios. Abren el metro y tiramos para Argüelles, que era donde tenían aparcado el coche. 'Eeeeeesto... no se dónde era'. Lo encontramos al fin y volvemos para la Aldea. No recuerdo nada del viaje, siempre me quedo sopa. A veces aguanto hasta después de Avenida de América, otras, como ayer, lo único que recuerdo es... nada.

Y al llegar a casa... el ascensor de la derecha seguía estropeado y el de la izquierda, solidario por naturaleza, que para eso es el de la izquierda, también se había jodido. '¡Bieeeeen!'. Ocho pisos a pata que hacen que pille la piltra con más ganas si cabe. 8 AM. Fin.

PD: Y... 1. conj. copulat. U. para unir palabras o cláusulas en concepto afirmativo. Si se coordinan más de dos vocablos o miembros del período, solo se expresa, generalmente, antes del último. Ciudades, villas, lugares y aldeas. El mucho dormir quita el vigor al cuerpo, embota los sentidos y debilita las facultades intelectuales.

3 Comentarios de propios y extraños:

Blogger Agnóstico Apático soltó...

nunca lo había pensado, pero lo de acostarse con una gótica tiene que tener su morbo. Aunque lo del ataúd corta el rollo... ¿Se lo dijisteis a alguna? ;-)

24 de septiembre de 2007, 0:59  
Anonymous Eriwen soltó...

El último pedal gordo que pillé fue en Huertas a base de mojitos (algunos de dudosa calidad)

Ainsssss luego me tocó subir 4 pisos andando semi-inconsciente

PD: Me duele la tripa y busco quien me acoja para una escapada en diciembre

24 de septiembre de 2007, 10:30  
Blogger Arual soltó...

8 pisos sin ascensor, eso es ponerse en forma....

24 de septiembre de 2007, 23:47  

Publicar un comentario

<< Home