miércoles, 12 de diciembre de 2007

HOSTIA

¿Alguien sabe como suena un cuerpo de 180 cm de largo y 75 kg de peso (aproximadamente) estampándose contra el suelo desde una altura aproximada de 0,5 m? ¿Nadie? Txustine, tú no puedes contestar. Pues lo sabrían si hubieran estado ayer presentes en mi laboratorio a eso de las cinco y media de la tarde. El experimento (llamémosle así) consistía en propulsarse hacia atrás con la silla, haciendo fuerza con las piernas contra el canto de la mesa. Y es que las sillas deslizan que no veas. Varios factores condujeron el test al desastre:

1) La silla tenía la palanca de forma que el asiento se podía mecer.

2) La mesa estaba mucho más alta que la silla.

3) El sujeto en cuestión es propenso a sufrir estúpidos accidentes.

4) Nunca se hace caso a alguien que está en fase de terminar su proyecto, ya que suelen ser personas gravemente trastornadas.

Así que en el momento de tomar impulso, las ruedas delanteras de mi silla decidieron que querían ser traseras y las traseras que querían ocupar las primeras posiciones, con lo que básicamente salí despedido hacia el suelo, golpeándome con la espalda, aproximadamente en esa parte dónde comienza a perder su nombre, contra el magnífico y rígido suelo de cemento del laboratorio. Imprecaciones varias, un rato revolcándome cual futbolista por el suelo y un jodido dolor de espalda. Menos mal que no golpeé con el coxis contra el suelo, porque entonces ahora si que estaría jodido. Tras un rato frente al ordenador sin poder hacer otra cosa que pensar en mis dolores, me fui a casa y descubrí, tirado en la cama, que no había manera de encontrar una postura donde no me doliese. Al final de la noche tuve que meterme drogas -legales- : ibuprofeno, myolastan y reflex a mansalva, gracias a las cuales, no sólo no he pasado mala noche, sino que he dormido como un tronco. Y hoy con las molestias del golpe y caminando más despacio que de costumbre.

Así que nueva lección del libro gordo de Petete, niños... y niñas: Nunca juegues con un silla si el suelo bajo tus pies es demasiado duro (O no llevas las protecciones adecuadas).

PD: La imagen, tomada esta tarde, es una recreación del momento del accidente gracias a Muñecos Amarillos Sin Fronteras.

8 Comentarios de propios y extraños:

Blogger canichu soltó...

swwi es que ya no hacen peleles de pruebas como los de antes... y claro, recurrimos a humanos como aqui el caballero... aunque lo que me intriga es porque esa señal que has puesto de foto tiene forma de muela.

13 de diciembre de 2007, 15:52  
Blogger txustine soltó...

si lo piensas, parecía buena idea, nada indicaba que iba a pasar lo que pasó

13 de diciembre de 2007, 16:39  
Blogger EL CHICO GRIS soltó...

Ejem, ejem

14 de diciembre de 2007, 12:30  
Blogger Arual soltó...

Bueno aprendiste la lección seguro que no te vuelve a pasar, jeje!

14 de diciembre de 2007, 20:56  
Blogger Sr. Gutiérrez soltó...

Yo sé como suena uno de 80 kilos y 1,75 de altura

15 de diciembre de 2007, 0:39  
Blogger Lula soltó...

Si lo puedes contar es bastante no?

A mi me gusta el riesgo, yo me subo a la silla de ruedas del despacho para alcanzar los archivadores de los estantes más altos

Besotes

15 de diciembre de 2007, 9:04  
Blogger Lena soltó...

Pa haberte visto y pa haberlo oido....

15 de diciembre de 2007, 22:58  
Blogger tortlon soltó...

Yo no tengo ni idea de como suena ni un 1,80 ni 1,75 con sus correspondientes lorzas al caerse contra el suelo.
Por favor, un poco de concrección, atengamonos al varemo "Pepe Viyuela" de chascarrillos y caidas!!!

17 de diciembre de 2007, 14:41  

Publicar un comentario

<< Home